Translate

Google+ Badge

lunes, 12 de enero de 2015

San Rafael (Mendoza, Argentina)

Llevo desde el año pasado, literalmente, sin actualizar mi blog pero es que he estado muy ocupada. El pasado veinte de diciembre emprendí mi viaje por las Américas, la primera parada fue Mendoza y a continuación (desde Brasil) os narraré mi experiencia.

Levo dende o ano pasado, literalmente, sen actualizar o meu blog pero é que estiven moi ocupada. O pasado vinte de decembro emprendín a miña viaxe polas Américas, a primeira parada foi Mendoza e a continuación (Dende Brasil) narrarei a miña experiencia.


Desde niña me ha gustado viajar aunque no he tenido muchas oportunidades debido a mis condiciones económicas. Uno de los destinos que tanto ansiaba conocer era Latinoamérica, siempre me ha atraído este continente por alguna razón. Por ello solicité mi año de intercambio universitario en estas tierras, para disfrutar de su gente y apreciar sus lindos paisajes. Todavía no era consciente de que mi sueño estaba a punto de empezar, dos meses por delante viajando por lo desconocido.

Dende nena gustoume viaxar aínda que non tiven moitas oportunidades debido as miñas condicións económicas. Uns dos destinos que tanto desexaba coñecer era Latinoamérica, sempre me atraeu este continente por algunha razón. Por iso solicitei o meu ano de intercambio universitario nestas terras, para disfrutar da súa xente e aprenciar os súas fermosas paisaxes. Todavía non era consciente de que o meu soño era un feito e tiña dous meses por diante para viaxar polo descoñecido.

Ya tenía todas las cosas que llevaría guardadas, había hecho una lista para no olvidar nada y luché durante días con las maletas para resumir seis meses en un par de valijas. Un buen amigo chileno aceptó guardármelas hasta la vuelta en marzo y yo llevé una mochila con lo mínimo imprescindible para mis semanas viajando.

Xa tiña todas as miñas cousas gardadas, fixen unha lista para non esquecer nada e loitei durante días coas maletas para resumir seis meses non par de valixas. Un bo amigo chileno aceptou gardarmas ata a volta en marzo e eu levei unha mochila có mínimo para pasar unhas semanas viaxando.

Fue triste despedirme de mis compañeros de departamento que con el tiempo se hicieron amigos, espero que nos volvamos a ver aunque uno de ellos vive en México. No descarto ir algún día a conocer esas tierras, seguro que cuando termine mi viaje soy una experta ''mochilera''. Y nuestra despedida fue peculiar, limpiar todo el desastre (En Argentina aprendí que puede decirse quilombo) que implica un piso de estudiantes que en sus últimos días de estadía estaban de exámenes. Podéis imaginar en qué estado estaba la cocina. Lo sorprendente, algo que no siempre ocurre al menos en España, es que el arrendador nos devolvió la fianza y fue amable.

Foi triste despedirme dos meus compañeiros de departamento que có tempo fixéronse bos amigos, espero que volvamos a vernos aínda que un viva en México. Non descarto ir algún día a esas terras, seguro que cando remate a miña viaxe son unha experta ''mochilera''. E a nosa despedida foi particular, limpar todo o desastre (En Arxentina aprendín que pódese dicir quilombo) que implicaba un piso de estudantes que nas últimas semanas estiveran de exames. Podedes imaxinar en que estado estaba a cociña. O sorprendente, algo que non sempre ocorre polo menos en España, é que o caseiro devolveunos toda a fianza.

Mi colaboración en la cena de despedida, mejor friego los platos para que no haya que
lamentar incendios

Probando salsas que nunca antes había degustado

Despedida con comida mexicana

Burritos hechos por un mexicano

Rica comida mexicana

Mi pequeña colaboración en la cocina


Llegó el veinte de diciembre, desperté a las siete de la mañana para ducharme y revisar que todo estaba en orden. Dejé las llaves que había usado durante muchos meses sobre la mesa del salón y me dirigí a la terminal de autobuses, a un par de cuadras de mi antigua casa. Me esperaban siete horas de viaje hasta llegar a Mendoza, pero tenía un libro, comida y música para entretenerme.

Chegou o vinte de decembro, despertei ás sete da mañá para ducharme e revisar que todo estaba en orde. Deixei as chaves que usei durante moitos meses sobre a mesa do salón e fun á terminal de autobuses, a un par de rúas da miña casa. Esperábanme sete horas de viaxe ata chegar a Mendoza, pero tiña un libro, comida e música para entreterme.


Trayecto de Viña del Mar (Chile) a Mendoza (Argentina)

Comienza la aventura. ¡Nos vemos en marzo Viña del Mar!

Me gustó atravesar Los Andes aunque no hubiese nieve, lo esperable en esta época del año. Y me hizo gracia que cerca de mi asiento había una familia con unos niños pequeños (Cabros chicos en chileno) que no paraban de hacer preguntas del tipo: ¿Hemos llegado ya? ¿Nos llevas a ''No sé qué lugar''? ¿No os suena a Los Simpson?

Gustoume atravesar Os Andes aínda que non houbese neve, o esperable nesta época do ano. E fíxome gracia que preto do meu asento había unha familia con rapaces pequenos que non paraban de facer preguntas do tipo: ¿Chegamos xa? ¿Vamos ir a ''Non sei que lugar? ¿Non vos recorda aos Simpson?



Lo más desagradable fue esperar dos horas en la aduana. Miraron todas las maletas, interrogaron a la gente para saber si pretendían vender aparatos electrónicos en Argentina porque en Chile es mucho más barato, miraron detalladamente la documentación de todos los pasajeros y las colas eran interminables. Afortunadamente continuaba teniendo batería en mi ipod y el guardia me despachó rápido.

O máis pesado foi esperar dúas horas na aduana. Miraron todas as meltas, interrogaron á xente para saber se pretendían vender aparellos electrónicos en Arxentina pois en Chile é moito máis barato, miraron detalladamente a documentación de todos os pasaxeiros e as colas eran interminables. Afortunadamente continuaba tengo batería no meu ipod e o garda despachoume rápido.

Por fin estaba en suelo argentino, lo que había sido mi motivación durante las duras semanas de exámenes cuya novedad este año es que eran orales y yo siempre los había hecho por escrito. Tuve que aprender chileno en muy pocos día y evitar decir palabras que en este país sonarían fatal mientras que en España es lo normal, el ejemplo más claro es ''coger'' que a mi entender es lo mismo que ''agarrar'' así que no penséis mal. Todo eso había quedado atrás y ahora a través de las ventanas del autobús veía cómo cambiaba el paisaje y las montañas se teñían de marrón y tonos rojizos, algo nuevo para mí.

Por fin estaba en chan arxentino, a miña motivación durante as semanas de exames que este ano como novidade foron orais, cousas do sistema educativo chileno. Polo que tiven que aprender a non dicir palabras como ''coller'' que en Galicia non ten nada que ver có significado que lle dan acó. Todo iso quedara atrás e agora a través das fiestras do autobús vía como cambiaba a paisaxe e as montañas volvíanse marróns e vermellas.

Al medio día llegamos a Mendoza capital, yo ya lo había visitado en septiembre durante las fiestas patrias chilenas por lo que en esta ocasión sería una parada técnica. Esa noche dormí en el hostel más barato que encontré que se llama Internacional, tan sólo pasaría unas horas ahí porque a las siete de la mañana salía mi autobús (Colectivo en Argentina) hacia San Rafael que me costó 59 pesos y tres horas de espera. Compartí habitación con tres chicas de Reino Unido, tuve que refrescar mi inglés y me hizo gracia que una de ellas sabía portugués y su pronunciación era chistosa. Pero no recomiendo hospedarse en ese lugar, no pido ningún tipo de lujo en un albergue de cinco euros... Sin embargo es casi anticonstitucional que no funcione internet, en este siglo sin ordenador (Computadora) no se puede hacer nada. Para colmo había mucho ruido y calor ya que el ventilador tampoco servía, no dormí casi nada.

Ao medio día chegamos á Mendoza capital, eu xa estivera ahí en setembro durante as festas patrias chilenas. Agora tratábase dunha para técnica. Esa noite durmín nun hostel barato chamado Internacional, tan só pasaría alí unhas horas pois as sete da mañá saía o meu autobús hacia San Rafael que custoume 59 pesos e tres horas de espera. Compartín cuarto con tres rapazas de Reino Unido, tiven que lembrar os meus coñecementos de inglés e fíxome rir que unha delas sabía portugués e a súa pronunciación era rara. Pero non recomendo aloxarse nese lugar, non pido moito a un albergue que custa cinco euros pero é imperdoable que non funcione internet neste século. Ademais había moito barullo e calor pois o ventilador non servía, case non durmin nada.

Dirección del hostel

Por la mañana temprano agarré mi fiel amiga durante estas semanas, mi mochila, y caminé hasta la terminal de autobuses. Los asientos eran cómodos y teniendo en cuenta el cansancio no tardé en quedarme dormida, no había problema ninguno porque mi parada era la última. En San Rafael me alojaría un par de días un chico que conocí a través de la página de Couchsurfing, estaba muy contenta por poder conocer a alguien del lugar y no extranjeros que no podían contarme cosas de Argentina. A pesar de que el día anterior había trabajado hasta tarde me recibió temprano en su casa, me invitó a desayunar y a los cinco minutos ya charlábamos como si nos conociésemos de toda la vida. Con gente así da gusto.

Pola mañá cedo agarrei a miña amiga durante estas semanas, a miña mochila, e camiñei ata a terminal de autobuses. Os asentos eran cómodos e tendo en conta o meu cansanzo non tardei en quedar durmida, non había ningún problema porque a miña parada era a última. En San Rafael quedei cun rapaz que coñecín grazas a Couchsurfing, estaba moi contenta por poder coñecer alguén do lugar e non estranxeiros que non podían falarme de Arxentina. A pesar de que o día anterior traballara ata tarde, recibiume pola mañá cedo, fíxome o almorzo e aos cinco minutos falábamos coma se nos coñecésemos de toda a vida. Con xente así da gusto.


Caminamos por la ciudad, la conocía perfectamente y me contaba detalles de cada uno de los lugares por los que pasábamos. Aprendí un montón sobre este país y su gente. Por la tarde quedamos con unos amigos suyos y me mostraron la zona de los lagos, por lo que es famoso San Rafael. Sí, me atreví a subir a un coche (Auto) manejado por un argentino y he sobrevivido. No conduzco bien pero desde luego que el estilo de los pibes es único.

Camiñamos pola cidade, coñecía todo perfectamente e contoume detalles de cada un dos lugares que vía. Aprendín moito sobre este país e a súa xente. Pola tarde quedamos cuns amigos seus e mostráronme as lagoas polas que San Rafael é famosa. E atrevinme a subir nun coche manexado por un arxentino e sobrevivín para contalo. Non se me da ben conducir pero dende logo que o estilo dos pibes é único.

Plaza San Martín

Catedral

Fundador de la ciudad

Símbolo de la ciudad

Zona de los lagos

PELIGRO: Argentino al volante

Me encantó toda la naturaleza que rodeaba la ciudad, lo amables que fueron las personas que conocí, las charlas que mantuvimos, la familiaridad con la que nos relacionábamos, haber probado el fernet y el posterior asado. La verdad es que en mis tiempos de vegetariana lo hubiese pasado mal en este país, todos los argentinos afirman que una comida sin carne no es comida.

Encantoume a natureza que rodea a cidade, o amables que son aquí as persoas, as charlas que mantivemos, a familiaridade coa que nos relacionábamos, probar o fernet e o rico asado. A verdade é que nos meus tempos de vexetariana pasaríao mal neste país, todos os arxentinos afirman que a comida sen carne non é comida.

Fernet



Couchsurfing en San Rafael


Relacionándome con argentinos

San Rafael

Asado al mejor precio, gratis. Me encantan mis contactos :)


Al día siguiente visité otra zona de lagos, me mostraron una bodega de las miles que hay en San Rafael y descubrí lo mucho que me gustaban los vinos de aquí. Nunca he tomado demasiado, pero en la visita nos permitieron degustar varias botellas y repetí por lo menos siete veces, salí algo contenta de ahí. Me dijeron que debía de ser una entendida porque al azar había elegido las mejores botellas, en un par de días en Argentina ya me quería alcoholizar,

Ao día seguinte visitei outras lagoas, mostráronme unha bodega e descubrín o moito que me gustan os viños. Nunca me convenceron pero na visita deixaron degustar algúns e depetín polo meses sete veces, saín de alí algo contenta. Dixéronme que debía de ser unha entendida porque ao azar elexín as mellores botellas, nun par de días en Arxentina xa me querían ver bébeda.


¿Cómo suicidarte en San Rafael? Tirobangi!! He cruzado ese lago por una diminuta cuerda 
Dos chicos de Buenos Aires (En el interior de Argentina los denominan ''Porteños'') me invitaron a un mate a la orilla de un lago




Una de las bodegas más antiguas de San Rafael

El que más me gustó, un vino seco

Bodega La Abeja


Estuve poco tiempo en San Rafael pero me lo pasé muy bien y espero que pueda ver en Chile a las personas que he conocido. El día 23 me desperté a las cinco de la mañana, a las seis salía mi colectivo a San Luis que era mi siguiente parada. El chico que me hospedó bajó conmigo y esperó a que llegase mi taxi, empecé a ponerme nerviosa porque no llegaba. Faltaban menos de diez minutos para que partiese mi colectivo y no pasaba ningún auto por la calle. Llamamos a la estación para ver qué pasaba con el taxista que debía recogerme, nos dieron largas y cuando faltaban menos de cinco minutos apareció. Le pedí que fuese lo más rápido posible y crucé los dedos para llegar a tiempo, saltó unos cuantos semáforos y el reloj marcó justo las seis de la mañana. Bajé, recogí mis cosas y amorticé mis años practicando atletismo ya que me puse a correr y salté unas vallas de la terminal porque no tenía tiempo de dar la vuelta. Pero lo importante es que llegué justo cuando el autobús cerraba las puertas, tuve suerte.

Estiven pouco tempo en San Rafael pero paseino moi ben e espero volver ver en Chile as persoas que coñecín. O día 23 debía tomar un colectivo destino San Luis. O rapaz que me aloxou acompañoume, aínda que eran as cinco e media da mañá. Chamou a un taxi e esperamos a que chegase, o meu colectivo saía as seis. Púxenme nerviosa, faltaban menos de dez minutos e non aparecía. Cando xa pensaba que perdera os cartos chegou, pedinlle que fora rápido e saltoume varios semáforos, recollín as miñas cousas e corrín todo o que puiden. Por sorte cheguei cando o autobús estaba pechando as portas.

Fueron doscientos pesos argentinos bien invertidos ya que me gustó mucho la zona de San Luis y mereció la pena las casi seis horas sentada en el colectivo. En la siguiente entrada, que espero que sea pronto, contaré las maravillas de ese lugar.

Foron douscentos pesos arxentinos ben usados xa que gustoume moito a zona de San Luis e mereceu a pena as case seis horas de colectivo. Na seguinte entrada, que espero que sea nos próximos días, contarei as marabillas dese lugar.

1 comentario: